fbpx
Biblioteca Sana
Si busca seguridad a la hora de beber agua de la canilla un purificador de agua es la solución

La salubridad y la calidad del agua son fundamentales para el desarrollo y el bienestar humanos. Proporcionar acceso a agua salubre es uno de los instrumentos más eficaces para promover la salud y reducir la pobreza.

Como autoridad internacional en materia de salud pública y de calidad del agua, la OMS dirige los esfuerzos mundiales por prevenir la transmisión de enfermedades transmitidas por el agua. Con ese fin, promueve la adopción por los gobiernos de reglamentación sanitaria y trabaja con sus asociados para fomentar las prácticas de gestión de riesgos eficaces entre los proveedores de agua, las comunidades y los hogares.

Datos y cifras:

  • En 2015, el 39% de la población mundial (2900 millones de personas) utilizaba un servicio de saneamiento gestionado de forma segura —es decir, sus excrementos se eliminaban de forma segura in situ o se sometían a tratamiento en otro lugar.
  • El 27% de la población mundial (1900 millones de personas) utilizaba instalaciones privadas de saneamiento conectadas al alcantarillado, desde el cual se tratan las aguas residuales.
  • El 13% de la población mundial (900 millones de personas) utilizaba inodoros o letrinas en los que se eliminaban los excrementos in situ.
  • El 68% de la población mundial (5000 millones de personas) utilizaba al menos un servicio básico de saneamiento.
  • 2300 millones de personas siguen sin tener instalaciones de saneamiento básicas como inodoros o letrinas que no estén compartidas con otras familias.
  • Se estima que al menos el 10% de la población mundial consume alimentos regados con aguas residuales.

Un saneamiento deficiente va asociado a la transmisión de enfermedades como el cólera, la diarrea, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Se estima que el saneamiento deficiente es la causa de 280 000 muertes por diarrea cada año y que es un importante factor subyacente a varias enfermedades tropicales desatendidas, como las lombrices intestinales, la esquistosomiasis y el tracoma. Las malas condiciones de saneamiento también contribuyen a la malnutrición.

Entre las actividades de la OMS en materia de agua y saneamiento figuran los siguientes ámbitos:

  • gestión de la calidad del agua potable
  • monitoreo del abastecimiento de agua y del saneamiento
  • vigilancia y prevención del cólera
  • agua y saneamiento en diferentes entornos
  • gestión de los recursos hídricos
  • otras actividades (aspectos económicos, cambio climático y los Objetivos de Desarrollo Sostenible).

FUENTE: www.who.int